Exposición de obras pintadas a mano, algunas originales y otras reproducciones libres de pinturas alquímicas

(Henos en un espacio otro cuyo fondo negro desdibuja los límites entre dos realidades que se conjugan, invocándose y evocándose simultáneamente, para que se haga el milagro de una sola cosa. En él se hallan expuestos bocetos alquímicos plasmados en diferentes soportes, ya sea en pequeños lienzos como en huevos de avestruz, acompañados de variopintos objetos simbólicos, de forma que, potenciándose entre sí, atraen poderosamente desde esa realidad superior que da voz al Misterio.
Los asistentes siguen la exposición guiados por el cuaderno de la Colección Aleteo de Mercurio “En el Taller Hermético. Notas y bocetos alquímicos”, de Ana Contreras, editado por Libros del Innombrable, en el que palabra e imagen van de la mano abriendo las puertas de la conciencia
).

*
*    *


Todas las ilustraciones que aparecen a lo largo del diálogo pertenecen al mencionado cuaderno

– (Lee tal como aparece escrito en la pintura) “Lo de arriba es como lo de abajo... Lo de abajo es como lo de arriba...”
– ...para que se haga el milagro de una sola cosa.
– En realidad todo este discurso, me refiero al del cuaderno, versa sobre la relación de lo de arriba y lo de abajo, sobre su conjugación.
– ...la del Cielo y la Tierra.

– Y con él subes y bajas... de la Tierra al Cielo.
– ...!y del Cielo a la Tierra!
– Espiritualizando la materia y materializando el Espíritu.

– Un juego de espejos y simetrías que da mucho juego...
– ...lo masculino y lo femenino...

– ...el Rey y la Reina...
– Contrarios y complementarios.

– El Cielo y la Tierra...
– ...el Sol y la Luna... el fuego y el agua...
– El Espíritu y el alma.

– Desde el punto de vista axial, es lo mismo que hablar de la deidad y del hombre. No de una deidad que esté fuera, sino entendida como esa potencialidad del hombre de alcanzar su expresión más alta, como hombre cosmizado, divinizado. Es el hombre que atiende al llamado, que lo reconoce y obedece, haciéndose caña hueca.
– Sólo al hombre se le ha otorgado el libre albedrío, para que pueda escoger.

– De ello habla Pico de la Mirándola en su Discurso...
– Nada menos...
– ¡Desde luego no nos vamos a conformar con menos!

– Mirar al Cielo es análogo a mirar hacia dentro.
– Penetrando así en el interior de la Tierra...
– ... que se contrae y se dilata...
– Esa caverna es la matriz donde se produce el milagro del Uno, de uno, ¡sin ir más lejos!

– ¡Ay! ¡Es Amor! ¡El “pícaro sinvergüenza”!
– ¡Amor por el Conocimiento, que de dos hace Uno!
– Y del Uno al Cero.
– Ser y No Ser...

       

– Cierro los ojos y observo el Cielo, su negrura infinita, que se abre más allá de las estrellas. Me dejo llevar por el Pensamiento, hasta donde éste me sugiera, guiada por el corazón. Lo que importa es salir del estado de conciencia ordinario.
– ...limitado, opresivo...

– Saber que la puerta está abierta, y que uno, aunque vuelva a entrar, ya salió.
– Ya tiene la llave, aunque siga saliendo y entrando, subiendo y bajando...
– Aquí y ahora, todo es simultáneo.
– Sí, salió del huevo, rompió su duro cascarón y al asomarse y ver, se convirtió en eso, en esa negrura infinita en la que el Pensamiento vuela libre, estribando entre el Ser y el No Ser, entre el Todo y la Nada, entre lo conocido y el absoluto Misterio, por siempre inabarcable.
– Sólo sé que no sé nada...

– Se arquea el torso y se abre el pecho al Cielo, en total entrega, para fundirse con el amado.
– “El misterioso”, así llamaban a Dioniso.
– (Se exclama girando como las ménades, y empieza a oírse música griega arcaica) Uaaaah...

– (Evoca rotunda la voz de la Memoria en un solo corazón mientras la música va in crescendo) Somos los cultores del Misterio.

(Cesa de pronto la música y se impone el silencio durante un instante sin tiempo, suficiente para tomar conciencia de ese no-lugar al que hemos sido transportados aspirados por la espiral trazada por la danza. Hasta que rompe una voz diciendo:)

– ¿Me dejas ojear el libro?

– ¡Son ventanas! ¡Las imágenes: son ventanas!
– ¡Sí, se abren invitando a penetrarlas, ayudados por la palabra, que actúa a través de estos textos alquímicos provocando rupturas de nivel!
– Se abren a paisajes más interiores del alma, donde uno ya no figura.
– Es como un discurso en varios planos.
– Bueno, el símbolo tiene eso: que abarca todos los planos porque los atraviesa todos verticalmente.

– La palabra como espada.
– Eso dice el Evangelio: “No he venido a traer paz sino espada”.
– En hebreo, la letra Zayin simboliza la espada, y con ello la guerra, ante todo interna, pues el enemigo está dentro. Nada hay fuera del Uno.

– En el Judaísmo, la Zayin tiene una importancia excepcional pues se corresponde con el número 7, que entre otras muchas cosas, representa el Shabat, que es, por así decirlo, un no-tiempo.
– ...al que se accede con la determinación de esa espada llameante, que puede con los enemigos que acechan desde todas las direcciones. – De hecho, el 7 representa el centro de las 6 dimensiones del espacio.
– ...que 6 es el número que se corresponde con la letra anterior, Vav.
– ...y se dice que Zayin es una Vav coronada.

– Es increíble cómo imagen y palabra van de la mano en el trabajo con el símbolo, provocando escisiones en la conciencia ordinaria y rupturas de nivel.
– De lo que se trata es de traspasar los velos, espada en mano, de llegar hasta el centro, al corazón. Ahí clavamos la pica y cambiamos de perspectiva, de la horizontal a la vertical.

– Como este peregrino.
– Todo está religado por senderos invisibles que transitan una inmensa red de analogías.

Sí, es que estos cuadernos son mágicos, y tanto la palabra como la imagen, que se expresan según el lenguaje del símbolo, son puertas que permiten acceder a otros estados de la conciencia.

– Si estuviéramos en silencio, oiríamos el Lenguaje de los Pájaros. Así que... un momento de silencio, señores. Dejemos que se haga la magia...
– Pues, ya que estamos, ¡abre la ventana que da al jardín!
– Allá vamos.

(Se oye el canto de los pájaros y el murmullo del agua)

– Pues sí, para esto son estos cuadernos, para oír el aleteo de Mercurio...

(Se escucha un aleteo)

– ¡Ala! ¿Habéis oído?
– Pues ¿no te digo que son mágicos?

– ¡Mercurio! ¡Hermes!
– Hermes para los griegos, Mercurio para los romanos, Thot para los egipcios... el dios instructor.
– Sí, Thot-Hermes-Mercurio y todos sus adeptos, aquí presentes, en todos estos textos, escritos por componentes de la Cadena Áurea...
– Los de espíritu inquieto como él.
– Como nosotros, ¡movidos por la sed de conocer!
– ¡Qué corra ese vino, el vino de la Torah, como dice uno de los textos!

(Corre el vino y se llenan las copas)

– Caray, ¡menuda celebración!
– Me estoy acordando de aquella frase de los textos de Nag Hammadi que dice por boca de la Sabiduría: “Yo soy la que no celebra, pero cuyas celebraciones son importantes.”
– ¡Tal que así!
– Pues brindemos por ella, ¡por la Sabiduría!

– ¡Y por Hermes, nuestro guía!

– Menudo viaje...
– Sí, ¡menudos viajes los que nos propone este dios y que se hacen realidad con nuestro trabajo hermético!
– Oye, hablando de viajes, ¿por qué no leéis el comienzo de la presentación del libro mientras nos dejamos inspirar por las nueve Musas, hijas de la Memoria?

             

             

             

– “En este libro se nos propone un viaje de retorno a la fuente de la vida, viaje que se manifiesta como un despertar de la Conciencia, despertar de la memoria de nuestro Origen divino mediante la contemplación de la Belleza, que al decir de Platón es otro nombre de la verdad y el bien. Viaje análogo al que realiza el iniciado en los Misterios, no exento de obstáculos y dificultades –incomprensiones y densidades– a las que ha de imponerse hasta absorberse finalmente en el Origen. Viaje por etapas con rupturas de nivel, apuntando a otros planos, para acceder finalmente a la realidad supracósmica, más allá del Ser. Proceso arduo y delicado sintetizado en esta obra, o mejor, en este museo hermético cabalístico con un buen número de imágenes y textos mágico-teúrgicos, que reproducen la Cosmogonía y recrean la respiración del Cosmos o Ser Universal, tal es su orden y disposición.”
– Ahora entiendo lo del huevo que corona la pica...
– ¿Qué huevo?
– Ya verás, vuelve a la imagen del laberinto.

– Aquí, en lo alto del báculo del peregrino, que es también el eje, ¿ves el huevo? El huevo: ¡el origen!
– ¡Claro! Y en el centro, que es el centro del Árbol de la Vida, Tifereth, la Belleza, reflejo del Principio.
– Clavando esa pica, la clava en su corazón: el sacrificio...

– ...Y asido a la cuerda anclada en Kether, en lo más alto, se reintegra en la Unidad principial, en ese huevo con el que culmina el báculo, símbolo del eje.
– El huevo es un símbolo muy presente en esta obra.

– Y tiene diferentes lecturas, de ahí que se hable de la ambivalencia del símbolo.
– Y todas nos hablan de uno... del Uno.
– Increíble el lenguaje del símbolo, pero, claro, hay que conocer las claves.

– Sí, conocer la Doctrina.
– Para eso está la Enseñanza, que ha de ser transmitida de maestro a discípulo.
– De corazón a corazón. Por eso se dice que uno es Iniciado en su corazón, análogo al Pensamiento.
– Y sede de la Intuición Intelectual.

– ¿Quiénes son?
– Cosme y Damián. Eran médicos, de cuerpos y almas, como Hermes. De hecho, para ser exactos, cirujanos, lo que los emparenta con Quirón, tutor de Asclepio, hijo de Apolo. Todos ellos están relacionados con la curación.

      

– Qué curioso... ¿Puedes leer, que no llevo gafas?

(Lee en el libro el texto que acompaña a la imagen)

– “Cosme, Kosmas, deriva de Kosmos, orden, y Damián, o Damianos, de Damazo, domar”.
– De nuevo la espada, otro símbolo del eje.
– ...y del Rigor, de la Inteligencia, de la Luz y de la Justicia, “capaz de ahuyentar al mal de cualquier naturaleza, incluso al físico”, dice el texto.

– ¡Increíble! ... por decir algo...
– El símbolo tiene eso, no sigue una lógica, no tiene que ver con la razón. Es de otra naturaleza, de hecho, trascendente. Tiene que ver con la paradoja, con romper moldes y rigideces...
– Y con esa espada que abre brechas en la conciencia.
– Con cortar el huevo con una espada llameante, como se titula el texto que ilustra la imagen de antes.
– Volver a lo increado... al origen...
– ...al centro.

(Se vuelve a hacer un silencio)

– Ahí, en el centro, es donde se producen las rupturas de nivel.
– Para pasar a otra.
– Esa pica que clavamos en el centro del laberinto, de hecho en nuestro propio corazón, nos habla de sacrificar al hombre viejo para que pueda nacer el hombre nuevo, el Niño alquímico.

      

– El hombre viejo es el que está sujeto a lo preconcebido, a lo solidificado y obsoleto, a todo lo que hay que desaprender, desprendiéndose, soltando amarras para zarpar hacia lo desconocido. Desanudando abajo para reanudarse arriba, como el peregrino.
– Eso dice ese texto cabalístico tan bello de Abulafia. Espera, que lo busco.

– Dice así: “Es bien sabido que las fuerzas internas y los espíritus escondidos de la naturaleza humana se encuentran diferenciados en el cuerpo, y que la verdad intrínseca de cada una de las fuerzas o de cada uno de los soplos, reside, de hecho, en que cuando se desataron de las ataduras [que las ligan a la materia], corrieron hacia su fuente primera que es una sin dualidad y que contiene a la multiplicidad y al infinito; y este [desapego] la conduce hasta lo alto donde, invocando [o recitando] el Nombre divino, se eleva y se fija en lo alto de la corona suprema, y el pensamiento recibe de este lugar la triple bendición.”

– La Corona suprema, Kether. Sí, claro, hay que conocer las claves para disfrutar estas joyas.
– Federico nos propuso el Programa Agartha y el Árbol de la Vida como soporte y vehículo para el Conocimiento, y es que en él está todo, es una imagen simbólica del Cosmos.
– Con todas sus correspondencias...
– El Arte de la Memoria. En ello consiste todo nuestro trabajo.

– “Sin memoria nada somos”, dejó dicho en su obra.
– Nada más cierto.
– Nuestro origen es nuestro destino, dice la voz en off.
– Pues allá vamos, sin prisa... pero sin pausa.



© Ateneo del Agartha
© de las imágenes de la autora


Para ver vídeo ir a link del canal SYMBOLOS youtube:
https://www.youtube.com/watch?v=GNsi508sKfA&list=PLeuqr7FCYunkbmatKVdnigzrSce344i-o